jueves, 20 de mayo de 2010

Hienas bolcheviques


Valencia, 18 mayo (EFE).- El eurodiputado del PP Carlos Iturgáiz ha defendido hoy la inocencia del president de la Generalitat, Francisco Camps, y ha afirmado que las acusaciones contra él por el caso "Gürtel" han sido "montadas" por "hienas bolcheviques" a las que les molesta haber puesto a la Comunitat Valenciana en el mapa.

Pues no se ha montado poco cachondeo a cuenta del descubrimiento político-zoológico de Carlos Iturgáiz. Pero no, no se rían, Iturgáiz no vio las hienas bolcheviques en un documental de “Mundo Salvaje” de la tele mientras se fumaba un peta. Como demuestra la foto que antecede estas líneas, tomada en los Jardines del Real de la Ciutat del Turia, próximos al edificio de les Corts Valencianes, las hienas bolcheviques (canis marxistus judeomasonichus) existen. Son alimañas de tendencias carroñeras, depredadoras y conspirativas, que suelen abatir a sus presas hipnotizándolas para que acepten trajes de 6.000 euros y otros sobornos. Una vez debilitada la presa por el acoso de los chacales de la prensa canallesca (otra especie depredadora que suele cazar en connivencia con las hienas) la jauría de hienas las acorrala en juzgados y sesiones parlamentarias, donde las despedazan sin piedad.
Recientemente, en unos archivos desclasificados por el Servicio Secreto Ruso (Antes KGB), se han encontrado pruebas de que el diabólico Lenin (observense los cuernecillos que asoman de su calva) utilizaba agentes-hiena en sus maniobras contra el mundo libre.

Publicar un comentario