lunes, 18 de octubre de 2010

Contribuya a superar la crisis: muérase más (y consuma ataúdes españoles)

Se acaba de constituir (y no es broma) Iberataúd, la Asociación Española de Fabricantes de Ataúdes. Para luchar contra la crisis, que según ellos ha afectado mucho al sector. Parece ser que se venden muy pocos ataúdes, y de los pocos, muchos son chinos. Será que, con la crisis, la gente se muere menos, porque sale carísimo ( y tampoco es broma, echen cuentas: velatorio, velas, flores, ceremonia, ataúd, nicho, lápida…
sale por un pico muy gordo) así que no es de extrañar que la gente espere a salir del paro, y de deudas, para morirse. Cómo me voy a morir yo ahora, si aún me queda por pagar la mitad de la hipoteca, he perdido el trabajo y no tengo derecho al subsidio… Como la cosa siga así, dentro de poco van a ser frecuentes situaciones como ésta:
     (En el despacho del jefe de personal)
     El jefe de personal: Bueno, pues firme aquí y ya pasa a formar parte de nuestra plantilla. Enhorabuena.
     El nuevo empleado: Por fin. Ahora ya puedo morirme tranquilo. Agggggg…
     El jefe de personal: ¡Eh, oiga! Pero, ¿qué hace? Venga, vuelva en sí… coño, se ha quedado tieso… (Llama por el interfono) Patricia, otro que la ha palmado. Llame al siguiente de la lista. Pero fíjese si hace buena cara, ¿eh?
     La secretaria: ¿Y cómo quiere que sepa qué cara tiene por teléfono?
     El jefe de personal: Al menos pídales un certificado médico. Y no me toque las narices, que ya sabe que está con contrato temporal y hay muchas como usted esperando a la puerta para coger su trabajo.
     La secretaría: Es usted tan cabrón, que si lo fuera un poco más tendría cuatro cuernos… Pues mire, me voy a morir ahora, que luego estando en el paro no podré. Aggggggg….
     El jefe de personal: ¡Patricia! ¡Patricia!
Tampoco es de extrañar que el que no tenga más remedio que morirse se vaya a comprar el ataúd a la tienda de los chinos. Si es que en donde los chinos tienen de todo, hasta ataúdes. Y baratos, que todo lo tienen tirado. Y eso que un ataúd es carísimo: los hacen de maderas nobles, o como mínimo de contrachapado, con molduras hechas a mano (no, tampoco es broma: la industria del ataúd es, en buena parte, artesanal), con forros de cretona (cosidos a mano, qué se pensaban) y con asas de cobre, con lo caro y lo buscado que va últimamente el cobre, que el día que los chatarreros rumanos caigan en la cuenta, miedo da cómo van a dejar los cementerios.
Otra solución para ahorrar sería comprarse un ataúd de segunda mano, pero la gente es muy aprensiva y les da cosa meterse en un ataúd donde ya ha habido un muerto antes, qué asco. En cuanto a la incineración, no soluciona gran cosa, porque aunque el difunto se incinere sin ataúd, a éste lo necesitas igualmente, para el velatorio. No los alquilan, y tampoco vas a dejar al difunto sentado en una silla…
     (En el velatorio)
     El jefe de personal (el mismo de antes): Señora, la acompaño en el sentimiento…
     La viuda: Muchas gracias.
     El jefe de personal: ¿puedo pasar a presentarle mis respetos al difunto?
     La viuda: Por supuesto, ahí sentado lo tiene.
     El jefe de personal: uy, qué bien lo han dejado, si parece que esté dormido.
    La viuda: es que está dormido. Ése es mi cuñado, que se ha quedado traspuesto. El difunto es el que está sentado a su lado.
O sea, que tienes que rascarte el bolsillo aunque luego el ataúd haya que tirarlo estando nuevo y las cenizas del difunto vayan a ser guardadas en una lata de café (lo que no resulta nada recomendable, porque es fácil que, en un despiste, uses las cenizas del abuelo para prepararte el desayuno)
     (En la cocina)
     El marido: Cariño, este café está muy amargo.
     La esposa: No me extraña, porque es tu madre.
Otra solución (otra más) sería, si en una familia todos van a querer ser incinerados, recuperar el ataúd para el velatorio del siguiente difunto. Lo malo es que, ¿dónde guardas semejante mamotreto mientras tanto? ¿Lo dejas en el salón con un tapete por encima, haciendo de cómoda para guardar la vajilla? ¿Lo usas de cama auxiliar para cuando vienen visitas? (bien mirado, no es mala idea: sería la manera de que la suegra no viniera nunca más a pegar las mangas a casa).
En fin, uno pensaba que todo lo relacionado con las pompas fúnebres no puede entrar en crisis nunca. Y resulta que no. Así que ya saben: para combatir a la crisis, muéranse ustedes más. Y consuman ataúdes españoles. Pata negra.
Publicar un comentario