viernes, 6 de enero de 2012

Pinochet era un dictador, pero poquito

Augusto y Los Picaneros, famoso grupo chileno de rock duro de los años 70.
Aún andamos en España con la resaca del cabreo por el intento de las momias derechonas de la Real Academia de la Historia de blanquear la memoria del Generalísimo Franco y su régimen calificándolo de “autoritario, no totalitario”, cuando empieza el cabreo en Chile por casi lo mismo. Allí, al parecer, también sufren su cuota de momias derechonas, y al parecer unas cuantas de ellas pertenecen al Consejo Nacional de Educación, pues ese organismo ha hecho cambiar en los libros escolares de historia la expresión “dictadura militar” por “régimen militar”, refiriéndose al régimen de ese otro Generalísimo, Augusto Pinochet, discípulo aventajado y entusiasta del anterior.
Pero la verdad es que tienen razón, fue un régimen militar, y como todos y cada uno de los regímenes militares que han existido en el mundo a lo largo de la historia, una dictadura. Así que el cambio de denominación no podía ser más inútil ni más redundante, y para qué tomarse la molestia, salvo por las mismas razones que esgrime en España cierta derecha para calificar al régimen de Franco de autoritario, no totalitario: que suena como menos feo y pinta al feo dictador con unos colores un poquito más agradables (o cuando menos un poquito menos desagradables).
Tanto uno como otro caso, en Chile como en España, son intentos de aplicar la lógica de descafeinización del lenguaje políticamente correcto a la memoria de los dictadores. Lo siguiente supongo que será afirmar que la de Pinochet “fue, sin duda, una dictadura históricamente necesaria, muy llevadera y con un balance positivo no ya bueno sino espectacular” que hizo posible la actual democracia chilena. No, no se rían, eso mismo están empezando a decir algunos en España de la  de Franco. Y tras eso, lo siguiente puede ser descubrir la asombrosa verdad histórica oculta: los muertos durante la represión no estaban muertos, que estaban de parranda, y los desaparecidos es que se habían ido de vacaciones.
Cualquier día nos salen en Argentina con una milonga parecida sobre Videla. Y en Italia sobre Mussolini, que total, sólo era un líder populista que respetó el orden monárquico. Y de Hitler qué les voy a contar. Ese heroico defensor de las democracias europeas contra el comunismo. Por eso las invadía, para evitar que las invadieran los bolcheviques antes. Vaya, que cualquier día voy a tener que colgar en este blog un post que lleve por título: Hitler era un dictador, pero poquito.
Tiempo al tiempo.
Publicar un comentario